Translate

domingo, 25 de agosto de 2013

Tarta de cumpleaños feliz fantasía de melocotón

Hola!, quiero compartir con vosotros la receta de la deliciosa tarta de cumpleaños que he preparado, para una personita muy especial: mi hijo Lucas

Es una versión de una receta de tarta de piña, a la que finalmente he dado mi toque personal. Os puedo asegurar que triunfó entre todos los asistentes y aunque tiene varios pasos, no es complicada de realizar y el resultado es siempre espectacular.

TARTA DE CUMPLEAÑOS FELIZ- FANTASÍA DE MELOCOTÓN

INGREDIENTES

  • Una base de bizcocho

Para la custard cream o crema pastelera de relleno:
  • El almíbar de un bote de melocotón en almíbar de medio kg.
  • 3 yemas de huevo
  • 3 cucharadas de maizena
  • Un poco de agua para desleir la maizena
Para el relleno de melocotón:
  • Melocotón en almíbar
  • Un par de cucharadas de gelatina neutra
  • Un poquito de agua para desleir la gelatina
Para el almíbar de vainilla:
  • 150 gr de azúcar Moreno
  • 150 ml de agua
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
Para la butter cream o crema de mantequilla de cobertura:
  • 3 claras de huevo
  • 150 gr de azúcar glass
  • 150 gr de mantequilla


Vamos a por ella:

Primera Fase:

Empezamos por preparar el almíbar de vainilla. En un cazo ponemos el agua con el azúcar moreno y calentamos, removiendo continuamente para que no se nos caramelice. Cuando esté a punto de llegar a la ebullición, retiramos del fuego y agregamos una cucharadita de esencia de vainilla. Reservamos para utilizar cuando se haya templado.

Todo lo que nos sobre, podemos guardarlo en un botecito de cristal en la nevera. Aguantará bien durante una semana/10 días.



Continuamos preparando la crema pastelera de relleno. Si queremos un sabor suave, podemos optar por hacerla con leche (unos 200 ml), hirviendo en un cazo junto con la leche una vaina de canela y un poquito de limón, que retiraremos cuando la leche haya cogido el sabor, añadiendo posteriormente azúcar (unos 150 gr) y la maicena desleída en un poco de agua o leche fría, removiendo continuamente para que no se pegue, hasta que vaya cogiendo una consistencia más sólida de crema. Una vez tengamos la crema lista, retiramos del fuego y añadimos las 3 yemas de huevo, removiendo sin parar para que no cuajen.

Si por el contrario, queremos un sabor más intenso a melocotón, podemos utilizar el almíbar que viene en el bote del melocotón que vamos a utilizar después para el relleno. Yo he optado por esta opción.





Ponemos en un cazo a calentar el almíbar de melocotón. Desleímos la maicena en un poco de agua y agregamos al fuego, sin parar de remover, para que no se pegue. No hay necesidad de añadir azúcar, porque el almíbar ya es muy dulce. Cuando tengamos una consistencia cremosa, retiramos del fuego y añadimos las 3 yemas de huevo, removiendo sin parar para que no cuaje.

Ponemos esta deliciosa crema pastelera en un plato y cubrimos con película de plástico, de forma que esté en contacto con la crema, para que no se haga una costra y reservamos. No tardaremos mucho en utilizarla.

Seguimos preparando el segundo relleno de la tarta, con el melocotón en almíbar. Ponemos en el vaso de la batidora los trozos de melocotón y batimos. Desleímos un par de cucharaditas de gelatina neutral en agua fría y le añadimos un poco de agua hirviendo. Removemos bien y se lo echamos a nuestro melocotón batido.

Ahora empezamos a montar nuestra tarta. Ponemos la primera base del bizcocho en el plato en el que vayamos a servirla. Con un pincel, remojamos la base con nuestro almibar de vainilla, que ya estará templado. Empapamos bien.

En la primera base echamos nuestra crema pastelera. Nos ayudamos de una espátula. Repartimos bien y ponemos la segunda base de bizcocho.

Volvemos a empapar bien con nuestro almíbar de vainilla y sobre ésta, extendemos nuestra mezcla de melocotón batido con gelatina.



Cubrimos con la tercera capa de bizcocho y volvemos a empapar con nuestro almíbar de vainilla.

Bien, enhorabuena, ya has terminado la primera fase de la tarta. Ahora tienes una estructura perfecta para dejar reposar en la nevera y que vaya solidificando. Ahora mete en la nevera un bol, que estará unos 20 min y que necesitaremos tener bien fresquito para la segunda fase.

Puedes tomarte un respiro, beberte un refresco, fumar un cigarrillo o ir al baño :) Cuando estés preparada, seguimos con la segunda fase!

Segunda Fase:

Bienvenida de nuevo!. Ésta fase es un poco, ¿cómo diría?, más que difícil es un poco menos limpia que la anterior, pero tranquila, que esto de ensuciarse es parte de la magia de hacer pasteles en casa.

Nos ponemos manos a la obra con nuestra buttercream. Ponemos en un cazo un poco de agua a hervir. Por otro lado, ponemos en un bol nuestro azúcar glass y en otro bol que no sea de plástico, las claras de huevo.




Troceamos la mantequilla y la dejamos fuera de la nevera, para que se quede blandita.

Recomiendo encarecidamente tener a mano una batidora de varillas duras, porque hacer esta crema a mano es muy trabajosa.

Ponemos el bol de las claras de huevo encima de nuestro cazo al fuego, de manera que le llegue el calor del agua caliente. Procurad que el agua no esté hirviendo, o lo que es lo mismo, que el fuego esté bajito,  para que no se nos quemen las claras.

Inmediatamente, empezamos a batir con la batidora de varillas. Las claras empezarán a subir enseguida. Batimos sin parar. Cuando tengamos la mezcla bien blanca, empezamos a añadir nuestro azúcar glass, a poquitos, ayudándonos de un tamiz o colador, para que no se hagan grumos. Seguimos batiendo. Esta es la parte más complicada, aparte de que ensuciamos bastante. Pero no importa, luego se limpiará todo.

Cuando tengamos una crema consistente (unos 10 minutos después), quitamos el bol del cazo y sacamos de la nevera el bol que habíamos metido anteriormente para enfriar.

En éste, echamos nuestra mezcla de claras y azúcar glass y a poquitos, empezamos a echar la mantequilla. Seguimos batiendo. Poco a poco, se írá haciendo una masa más pastosa. Terminamos de echar toda la mantequilla y batimos más durante otros 5-10 minutos.

Bien, una vez terminada esta masa, podemos añadirle otra cucharadita de esencia de vainilla y después metemos en la nevera durante unos 10 minutos, el tiempo justo para que se enfríe un poco y sea más fácil de extender, aunque ojo!!, nunca dejar en la nevera mucho más tiempo, porque si no se endurecerá demasiado y sera más difícil utilizar.

Bien, ya tenemos prácticamente nuestra tarta terminada. Yo aprovecho este punto, para recoger la cocina y limpiar los cacharros utilizados.

Perfecto, vamos a rematar esta delicia. Sacamos nuestra tarta de la nevera y nuestra butter cream. Con una espátula repartimos bien por toda la superficie y por los bordes. Adornamos con confeti comestible y con unos fideos de chocolate. Dejamos en la nevera hasta el momento de tomarla. Solo nos queda tener preparadas las velas del cumpleañero. ¡Felicidades Lucas!










No hay comentarios:

Publicar un comentario