Translate

viernes, 12 de octubre de 2012

La sorprendente habilidad de Mr Pock- 3ª parte

Mr Pock se presentó en el parque de sueño con una gran sonrisa. Martín ya le estaba esperando sentado, a la orilla del lago,  mientras contemplaba a los patos zambullirse en el agua y volver a emerger.

Mr Pock se acercó al niño y éste se levantó, dándole un gran abrazo. Te echaba de menos ....susurró Martín. Mr Pock se disculpó por haber llegado más tarde de lo normal. Hoy no podía dormir .... le dijo al chico - Me costó conciliar el sueño, pero ya estoy aquí.

Martín le agarró de la mano con fuerza, como solía hacer, y juntos comenzaron a caminar rodeando el agua. Al cabo de unos minutos, Mr Pock le dijo al niño que tenía algo muy importante que contarle. Martín le miró con curiosidad, detrás de los gruesos cristales de sus gafas, expectante.

Voy a tener un hijo -empezó Mr Pock con suavidad, para acabar bruscamente - En agosto. Martín le miró con sorpresa y empezó a temblar.

No te asustes Martín - le tranquilizó Mr Pock- será como .... como un hermanito. Le traeré algunas noches y ya verás cómo te gusta. Pero el niño seguía temblando, cada vez con mayores sacudidas.

Mr Pock no entendía qué le estaba pasando al chico y se asustó por él. No conocía ningún sitio más allá de los límites del parque, donde poder llevarle para que le atendieran. Entró en pánico de repente ante esta limitación y en ese momento, gigantescos nubarrones negros aparecieron, estropeando la sempiterna tarde veraniega de su parque de sueño.

Enormes goterones de lluvia empezaron a caer con fuerza, obligando a todas las personas que paseaban tranquilamente a cubrirse la cabeza y buscar protección. Los patos salieron del agua y se refugiaron debajo de los árboles. El heladero cerró el toldo de su carrito  y lo empujó con rapidez hacia la salida del parque. Todo se había vuelto negro y un viento gélido se levantó, moviendo ferozmente las copas de los árboles.
Electrificantes rayos partieron el cielo, mientras cavernosos truenos rugían en las alturas.

Mr Pock se preguntó qué estaba pasando. Era la primera vez que veía en su parque de sueño una tormenta de invierno. Martín le apretó la mano con fuerza y mirándole con pesar, le dijo Debes irte ya ..... corre.

Mr Pock se levantó sobresaltado en el sofá de casa. El libro que leía se había caído al suelo y no llevaba las gafas puestas. Las encontró un poco más allá del libro. Uno de los cristales se había roto en varios pedazos.
Oh, noooo ....... se dijo Mr Pock, pensando en que no sabía lo complicado que le resultaría volver a su parque de sueño con ellas rotas.

Se fue a la cama, donde su mujer dormía plácidamente y la observó en silencio. Su tripa era muy voluminosa ya. El bebé crecía sanamente. Sintió un profundo amor por ella. Siempre le había respetado y entendido. Para su esposa, él era su mejor amigo y sin embargo, Mr Pock nunca se había atrevido a confesarle su sorprendente habilidad. Había dejado de ser un hombre cualquiera y ella aún no lo sabía. Se sintió egoísta y un traidor por ello.

Mr Pock decidió que a la mañana siguiente, en el desayuno, se lo haría saber.


Foto: Rick Sampson en Stock.XCHNG

No hay comentarios:

Publicar un comentario